Archivo de la etiqueta: expresión emocional

La responsabilidad de cuidarnos a nosotros mismos

4604

Dado el estilo de vida actual, la competitividad, la posibilidad de estar en contacto con múltiples situaciones de manera ágil, el hecho de estar en sociedad a nivel local, del país y mundial, nos expone a nosotros como personas a situaciones estresantes, que quizás damos por obvias, pero nuestro cuerpo y mente no, ejemplo: presas, jornadas de trabajo largas, horas de estudio, atención de personas, resolución y toma de decisiones, asunción de riesgos financieros.. y podría seguir la lista.

Mucho se habla del “éxito”, y en la consulta privada lo escucho, personas adultas jóvenes solicitan apoyo debido a síntomas de ansiedad y depresión relacionadas a que no se alcanza este éxito, sin embargo, pocas veces (por decir nunca) alguna persona consulta porque desea cuidarse, porque desea mejorar el cómo maneja las situaciones.

Y es aquí donde a nivel de salud, entramos a un concepto denominado promoción de la salud, la misma consiste en proporcionar a los pueblos los medios necesarios para mejorar su salud y ejercer un mayor control sobre la misma. (…) Se trata por tanto de un concepto positivo que acentúa los recursos sociales y personales así como las aptitudes físicas. (Carta de Ottawa para la Promoción de la Salud).

Dentro del verbo “proporcionar”, uno de los aspectos que considero indispensable y que por ello escribo este post, es educar sobre el autocuidado, el cual se basa en los siguientes principios:

1. Es un acto de vida que permite a las personas convertirse en sujetos de sus propias acciones. Por tanto, es un proceso voluntario de la persona para consigo misma.

2. Debe ser una filosofía de vida y una responsabilidad individual íntimamente ligada a la cotidianidad y a las experiencias vividas de las personas, pero a su vez debe estar fundamentado en un sistema de apoyo formal e informal como es el sistema social y el de salud (Uribe, T.)

Como se destaca, el autocuidado debe ser parte de nuestra cotidianeidad y es una responsabilidad nuestra. Y abarca tanto el ámbito laboral, familiar, educativo, etc. Por lo que no debe responsabilizarse a nuestro lugar de trabajo, jefe, familia o comunidad, por no propiciar el autocuidado.

¿Ejemplos de autocuidado?

-Espacios personales de autoconocimiento: Actualmente tememos a la soledad, cuando deberíamos practicar la solitud, esta capacidad de estar solo (a), sentirse bien y aprovecharlo al máximo.

-Práctica de arte y deporte: No con la intención de volvernos profesionales o ganar reconocimientos, sino por el hecho de disfrutar, del placer.

-Fijar límites: Límites en nuestro horario de trabajo, en revisar el correo, en resolverle los problemas a otros familiares, en asumir deudas que no son nuestras o en aprender a decir NO, cuando no queremos hacer algo.

-Autoreconocernos: Ser capaces de reconocer nuestros logros y avances, sin necesidad de que alguien más nos diga.

-Expresión emocional: Contrario al mito de que “debemos ser fríos” “debemos separar lo emocional de lo demás”, el autocuidado busca justo integrar nuestra emocionalidad en lo que hagamos, nuestro trabajo, familia, pareja, estudios, porque por ser personas somos emocionales y esto no se puede separar. Así que expresar las emociones, sea escribiendo, haciendo arte, conversando o reconociéndonos a nosotros mismos cuando nos sentimos mal o bien, estamos aceptando esta parte humana que muchas veces alejamos.

Finalmente, en lo personal considero la mejor forma de abordar el autocuidado es con otros, aunque suene paradójico. Cuando hablemos con nuestras amistades, nuestros compañeros de trabajo y visibilicemos frases como “este fin de semana iré a la montaña como parte de mi autocuidado”, “ingresé a este curso de arte por autocuidado” o “recuerda que de tal a tal hora tengo una cita conmigo mismo de autocuidado”, las personas dejarán de verlo extraño y será parte de nuestra cotidianeidad.

Basado en: 

Uribe, T. El autocuidado y su papel en la promoción de la salud. Recuperado el 07-‘5-16 de http://www.bvsde.paho.org/bvsacd/cd26/fulltexts/0467.pdf

Carta de Ottawa para la Promoción de la Salud. Recuperado el 07-05-16 de http://www.promocion.salud.gob.mx/dgps/descargas1/promocion/2_carta_de_ottawa.pdf

Si tiene alguna duda, comentario o desea asesoría profesional en el tema, no dude en contactarnos.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575/ framchar5@gmail.com

Anuncios
Etiquetado , , , , , , ,

¿Seres emocionales: fortaleza o debilidad?

f90d21f79413408e34d3e9e0411dd2e1d78ca0c6

Siguiendo con temas que me son comunes de escuchar en la consulta, está el tema de la emocionalidad.

Socialmente, ser una persona emocional está “mal visto”. Las personas llegan y comentan como ocultan sus emociones, separan sus sentimientos, no le cuentan a los demás cómo se sienten y cuando tienen “expresiones emocionales” son intensas y en ocasiones, hacen daño a quienes no querían.

Y esa es la paradoja, el esfuerzo realizado por nosotros para ocultar lo que sentimos, para “no enojarnos” “no estar tristes”, es lo que justamente hace lo contrario: nos empezamos a sentir molestos sin saber por qué o empezamos a sentir que disfrutamos menos de lo que antes nos gustaba.

Es allí donde deseo rescatar el concepto de “inteligencia emocional”. Muchas veces he dicho a padres y madres: “su hijo es emocionalmente muy inteligente, tiene gran capacidad para conocer lo que siente y lo que sienten ustedes”; a lo cual se sorprenden, ya que se relaciona la inteligencia con lo académico. ¿Qué es lo que sucede que de niños y niñas tenemos una gran capacidad emocional y conforme crecemos disminuye?

Socialmente se nos inculca que no debemos ser así y esto es lo que actualmente genera grandes dificultades en manejar las situaciones actuales.

La inteligencia emocional es la capacidad de las personas de:

  • Reconocer sus emociones: No es solo saber el nombre de la emoción, sino saber que se está sintiendo.
  • Reconocer cómo reaccionan ante esas emociones: La frase “las emociones me manejan” no es cierta. Las personas podemos saber cómo reaccionamos según cada emoción, es parte del autoconocimiento.
  • Identificar cómo manejarlas: Tal como lo muestra claramente la película “Intensamente” ninguna emoción es “mala”, pero la presencia constante de una única emoción es lo que puede dar cabida a una depresión, ansiedad generalizada o ira. Por lo tanto, como personas podemos saber cuándo necesitamos ayuda con el manejo de una emoción.
  • Reconocer las emociones en otras personas: Como seres sociales, tenemos la capacidad de saber cuando otra persona se siente alegre, triste, enojada, etc.
  • Ayudar a otros a reaccionar ante las emociones: Una labor que por ejemplo tienen los padres y madres con sus hijos.
  • Comprender cómo se relacionan entre sí: Quizás es lo más complejo. Como seres humanos, podemos sentir muchas emociones a la vez y en ocasiones, no comprendemos como se relacionan ellas entre sí. ¿Cómo sentir alegría y tristeza a la vez? Ejemplo: Un ascenso laboral. Me puedo sentir alegre por mi ascenso pero triste por dejar a mis compañeros actuales.

Por lo tanto, así como se recomienda ejercitar constantemente la “mente” mediante el estudio, el cuerpo mediante el ejercicio, no olvidemos ejercitar nuestra inteligencia emocional, cuyos efectos se verán en el hogar, el trabajo, la comunidad y a nivel personal.

Basado en: Goleman, D. (1996) Inteligencia Emocional. Editorial Kairos.

Si tiene alguna duda, comentario o desea asesoría profesional en el tema, no dude en contactarnos.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575/ framchar5@gmail.com

Etiquetado , , , ,

Del amor y otros asuntos

amor

En la consulta me es muy común escuchar preguntas de las personas respecto a temas del amor, sea del amor de pareja, amor de padre-hijo, amor hacia sí mismo.

Estas consultas usualmente son:

“No sé si mi pareja me quiere”

“No sé si expreso bien mi amor”

“Yo no soy amorosa/o porque no abrazo ni hago eso”

“Es que en mi casa no me criaron afectivamente”

Estas frases generan culpabilidad en muchos casos. Y reflejan que estamos teniendo dificultades en comprender cómo expresamos el afecto.

Es así como me gustaría en este post hablar de cómo podemos expresar el amor. Somos personas diversas, con historias de vida particularidades y características de personalidad distintas, es por ello, que en asuntos del amor, debemos aprender a leer los lenguajes del amor, y para ello, es importante en primer lugar conocerlos.

  1. Contacto físico

Quizá es una de las formas más reconocidas, ya que se puede ver, sentir y es sumamente mostrado en los medios de comunicación.

El contacto físico debe ser positivo, aceptado y mutuo. Desde abrazos, cercanía física, juegos conjuntos y besos.

A la vez, el contacto físico puede volverse negativo y dejar de ser una expresión de afecto, como sucede con el castigo físico y con las agresiones físicas entre parejas. Dado que es una manera de expresar afecto, cuando se vuelve negativo, daña la relación y el afecto.

2. Frases positivas

Hay personas que prefieren las frases positivas. Estas pueden ser orales o escritas. Pueden ser manuales o digitales. Decir un Te Quiero, reconocer un logro Muy Bien o dejar mensajes escritos en la mesa de la cocina diciendo “Dejo el almuerzo listo para cuando regreses”, refleja que se quiere a la persona.

Incluso los niños y niñas más pequeños, aunque ellos todavía no hablen, reciben las frases positivas de manera abierta, porque además del contenido, otro aspecto importante es la forma: el tono de voz, el papel en el que lo escribí o el momento en que envié el mensaje.

3. Tiempo de calidad

Recientemente esta es una de las expresiones de afecto que más afectadas se han visto por el estilo de vida actual que manejamos.

Más allá del dinero, algo que demandan actualmente las personas es tiempo de calidad. El poder compartir con esa persona a quien se quiere, el poder compartir conversaciones, labores cotidianas, caminatas y descansos. Tanto parejas como hijos, hijas y padres se frustran, al revisar sus horarios y saber que tienen poco tiempo y dinero.

Por lo tanto, recordemos que esta muestra de afecto se refiere a la calidad. Es así que más allá del dinero, de un paseo o de la cantidad, lo importante es destinar espacios conjuntos de compartir en actividades cotidianas: cenas, desayunos, ver televisión, salir a caminar con la mascota, realizar labores del hogar, etc.

4. Regalos

Quizás de primera vista esta muestra de afecto parezca comercial o materialistas. No obstante, el valor de los regalos como muestra de afecto se mide por dos variables importantes: por qué se brinda y de dónde surge. Un regalo hecho por nosotros mismos, o un regalo dado en una fecha NO común tiene más valor que un regalo caro comprado en una fecha tradicional.

5.Actos de Servicio

En lo personal, considero esta es la muestra de afecto más integradora, que incluye tiempo de calidad, “un regalo”, posibilidad de contacto físico y palabras de afirmación.

Un acto de servicio son estos “favores” que realizamos a las personas que amamos. Muy importante, los realizamos de manera voluntaria y los hacemos con calidad. Ejemplo: ayudar a nuestro hijo con la tarea, ayudarle a la pareja con un trabajo que se le dificulte, apoyar en el evento de un amigo con voluntario.

Si tiene alguna duda, comentario o desea asesoría profesional en el tema, no dude en contactarnos.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575/ framchar5@gmail.com

Basado en: Chapman, G. (1997) Los 5 Lenguajes del Amor.Editorial Unilit: Estados Unidos.

Etiquetado , , , , ,

Tips para prevenir la depresión

Si tiene alguna duda, comentario o desea asesoría profesional en el tema, no dude en contactarnos.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575/ framchar5@gmail.com

Etiquetado , , , ,

Arteterapia con madres, abuelas, niños y niñas

Como parte de las sesiones para padres, madres y encargad@s del Programa Jóvenes Embajadores San José, durante los meses de Agosto y Setiembre se ejecutaron dos sesiones denominadas “Pienso, Siento y Expreso“, destinadas a desarrollar la expresión emocional mediante técnicas de arteterapia.

 

Tanto niños, niñas, como adultas disfrutaron de las técnicas, donde no es necesario saber dibujar “bien” o tener grandes habilidades artísticas, al contrario, se busca aprovechar al máximo la sensación de bienestar que genera el proceso de creación, pero además, lograr decir en imágenes lo que quizás aún no logramos a través de palabras.

Durante el último trimestre del año continuaremos ejecutando estas sesiones, porque invertir en familias, vale la pena!

 

Si tiene alguna duda, comentario o desea asesoría profesional en el tema, no dude en contactarnos.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575/ framchar5@gmail.com

Etiquetado , , , , , ,

Tips sobre las artes y sus beneficios

paint

Esta es la recopilación de tips sobre las artes y sus beneficios que se publicaron por primera vez del 9 de junio al 15 de junio del 2012 en nuestro Fan Page: https://www.facebook.com/MilenaChaconRetana

Si tiene alguna duda, comentario o desea asesoría profesional en el tema, no dude en contactarnos.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575

framchar5@hotmail.com

Etiquetado , , , ,

Aprender de las pérdidas

duelo para sentir

El inicio de las épocas festivas y la finalización del año generan una ola común de sentimientos melancólicos o de tristeza en algunas personas. Esta situación puede deberse a que durante el año la persona estuvo expuesta a situaciones de pérdidas que le han afectado significativamente y se encuentra en proceso de elaborar, sin embargo, las épocas festivas reviven los sentimientos negativos.

 Primero es importante entender qué es una pérdida, o dentro de lo que la Psicología se denomina “duelo”: proceso consciente o inconsciente donde se experimenta dolor, lástima, tristeza, frustración, que se puede manifestar de distintas formas y se debe a la pérdida de algo o alguien con valor significativo. Es decir, el duelo es el proceso de aceptar la pérdida de algo o alguien con valor emocional significativo, al cual se estuviera vinculado. El duelo puede ser tanto de objetos, personas o incluso de abstracciones.

Tipos de pérdidas

1-De la vida: La propia o de otras personas.  Ejemplo: personas con enfermedades terminales.

2-De aspectos de sí mismo: Pérdida de la salud, sea física o mental. Ejemplo: Pérdida por un accidente o aparición de un diagnóstico.

3-De objetos externos: Pérdidas de aspectos relacionados con uno, pero que son externos. Ejemplo: Despido laboral, pérdida de la casa.

4-Pérdidas emocionales: Separaciones de la pareja, familiares o de amistades.

5-Pérdidas ligadas con el desarrollo: La finalización de las fases del ciclo vital. Ejemplo: Transición de la niñez a la adolescencia, de la adultez media a la adultez mayor.

El duelo es un proceso normal, por el cual todos y todas pasamos cada vez que presentamos una de las pérdidas anteriormente mencionadas. Es decir, ¿quién no pierde personas u objetos durante su vida? Es por esto que debemos pensar en el duelo y las pérdidas como parte de nuestro proceso común de vida, si lo vemos de esta forma, serán elaboradas de mejor forma.

Fases del duelo

Dado que el duelo es un proceso, es algo que la persona debe trabajar. Por lo general, los seres humanos logramos llevar por sí mismos y con apoyo de personas cercanas los duelo, elaborándolos en nuestra cotidianeidad. Entender las distintas fases por las que se pasa, ayudará a comprenderlo mejor y eliminar mitos.

1-Aceptar la realidad de la pérdida: Es afrontar que no se volverá a tener lo que se perdió o estar con quien se marchó. Esto lleva tiempo, y en la cultura latina en la que vivimos, este proceso puede ser más extenso de lo que indican las teorías europeas y de Estados Unidos. Negar la pérdida puede manifestarse no sintiendo el dolor, bloqueando los sentimientos hacia la pérdida o evadiendo los pensamientos de la pérdida. Por lo tanto, para aceptar la pérdida se debe expresar la situación de alguna forma y sentir las emociones de tristeza.

2-Expresión emocional: Si se expresan las emociones que se sienten, aunque pensemos que son exageradas, tontas o sin importancia, evitará que durante toda la vida se arrastre el dolor de la pérdida. En nuestra cultura, esta tarea se facilita a las mujeres, sin embargo, a los hombres se les prohíbe y no se les enseña, por lo que sin importar el sexo, se deben expresar emociones, sea hablando, escribiendo, dibujando, bailando, cantando, realizando actividades manuales u otros similares acordes a las características de cada persona.

3-Adaptarse a la ausencia: En esta fase la persona debe aprender a hacer cosas que antes la otra persona hacía o en el caso de los objetos o abstracciones, aprender a vivir sin ellos. La persona sin empleo, debe cambiar su rutina por ejemplo. Es importante en esta fase aprender a vivir con la pérdida, pero sin renunciar al recuerdo de la persona. OJO, no es olvidar a la persona, es recordarla pero de forma real y honesta.

4-Continuar viviendo: En la fase final, la persona sabrá que elaboró (o superó) el duelo cuando logre continuar  viviendo en las áreas relacionadas a la pérdida. Ejemplo: muestre apertura para nuevas relaciones de pareja, genere nuevos proyectos laborales, inicie a realizar nuevas actividades relacionadas a su nueva fase de ciclo vital o modifique la habitación de la persona fallecida.

Finalmente, aprender a elaborar duelos es parte del crecimiento como personas, en cada pérdida, la persona mantiene sus propios valores, se flexibiliza a las circunstancias, guarda recuerdos honestos en su memoria y toma para sí mismo lo bueno de la persona ausente o la experiencia pasada, y construye día con día su crecimiento personal, inteligencia emocional y resiliencia.

Si tiene alguna duda, comentario o desea asesoría profesional en el tema, no dude en contactarnos.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575/ framchar5@gmail.com

Fuentes teóricas:

Cabodevilla, I. (2007) Las pérdidas y sus duelos. Revista de España.

Etiquetado , , , , , ,