Archivo de la etiqueta: Crianza

Tips sobre los Límites

Esta es la recopilación de tips sobre los límites que se publicaron del 18 de abril al 7 de mayo en nuestro Fan Page: https://www.facebook.com/MilenaChaconRetana

Si tiene alguna duda, comentario o desea asesoría profesional en el tema, no dude en contactarnos.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575/ framchar5@gmail.com

Etiquetado , , , , ,

Sobre las familias, crianza y parentalidad: ¿En corresponsabilidad?

diversidad familiarHace un par de semanas estuve brindando orientación gratuita en una comunidad y el 50% de las consultas eran de familias consultando sobre aspectos de crianza y parentalidad.

La crianza es el proceso de formar, educar, enseñar en valores, modelar con el ejemplo, nutrir, dar afecto, es amplio, es brindar un desarrollo integral a un niño, niña o adolescente, y es un compromiso que mínimo se asume por 18 años, según la legislación nacional.

La parentalidad es esta relación de crianza que una persona adulta asume con un niño, niña, adolescente. No hay diferencia en si es hombre o mujer, si hay vínculo sanguíneo o no. Es así como muchas abuelitas, tíos, hermanos mayores, madrinas, padrinos, podrían consultar respecto a situaciones de crianza y parentalidad respecto a un niño, niña, adolescente o varios niños, niñas, adolescentes.

En Costa Rica, la diversidad familiar es una realidad y es una realidad que ha existido desde hace muchos años. Muchas familias, la nuestra, la de nuestros amigos, la de nuestra pareja, estuvo conformada por familiares extensos (abuelos, tíos, primos viviendo en el mismo techo) fuera de manera permanente o temporal. En ocasiones por situaciones de enfermedad, situación económica, migraciones (del campo a la ciudad), por dificultades en el horario laboral. En otros casos, son familias de segundas nupcias, ya fuera por fallecimiento del primer cónyuge o por separación. Y en otras, es mediante una medida legal. La realidad es que las estructuras familiares son diversas, pero las responsabilidades de la crianza y parentalidad son iguales.

Dada la complejidad de las dinámicas familiares, es difícil “aconsejar” o “enseñar” cómo ser padre, cómo ser madre, cómo ser cuidador; sin conocer a la familia, sin embargo, hay premisas básicas a recordar:

-La crianza y parentalidad es una responsabilidad que asumimos, e incluye desde el afecto, los límites, la educación, el desarrollo integral, la socialización, entre otros. Son muchos aspectos los que en una familia se enseñan, a veces de manera muy formal, otras, simplemente con el ejemplo.

-Aunque la responsabilidad principal la asuma uno o dos cuidadores usualmente, esto no significa que esta familia deba estar “sola”. Se puede recurrir a los servicios de la comunidad: los centros educativos, centros de cuido, centros recreativos, áreas de salud, etc. Recordando que son apoyos, no sustitutos.

-Entre el cuidador y el niño, niña y adolescente, siempre habrá una diferencia generacional, es decir, yo como persona adulta tendré una visión y el niño (a), adolescente como persona individual también tendrá otra. Como personas adultas debemos promover disminuir en lo posible esa brecha pero sabiendo que existe. Esta brecha se disminuye compartiendo con el niño, niña, adolescente, solo con la experiencia.

-Cada fase del desarrollo es distinta: niñez temprana, niñez intermedia, preadolescencia, adolescencia, es importante que como padres, madres y cuidadores conozcamos las particularidades de cada fase. Si se nos dificulta alguna, no está mal en pedir ayuda.

-Cada persona tiene una historia de crianza personal, que va a influir en cómo asumimos la parentalidad. Es importante reflexionar sobre esto, para ver qué podríamos estar replicando (tanto lo positivo como lo negativo) pensando en que el niño, niña, adolescente será igual que nosotros.

-Siempre recordemos que el mejor lugar donde un niño, niña o adolescente puede desarrollarse es en un ambiente familiar, con personas que asuman con responsabilidad e interés su crianza, desarrollando sus potenciales y habilidades.

Es así como en este mes del niño y niña (setiembre) honro a todas estas personas que asumen la protección de la niñez y adolescencia con esfuerzo, interés y afecto, honro a estas personas que sin temor hace dos semanas consultaron sus dudas y a todas estas familias que día a día dan lo mejor de sí para desarrollar a sus miembros, a pesar de situaciones de crisis que pueden atravesar. Es así como en este mes de setiembre honro a estas familias que promueven los derechos de la niñez y adolescencia, en pro de su desarrollo integral.

Si tiene alguna duda, comentario o desea asesoría profesional en el tema, no dude en contactarnos.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575/ framchar5@gmail.com

Etiquetado , , , , , , ,

Los límites: Una base fuerte, permitirá una estructura sostenida

seguroshogar

Acorde al Estudio de Conocimientos, Actitud y Prácticas en materia de Patrones de Crianza en Costa Rica (2010) reporta una “ausencia en el uso de estrategias educativas, lo que a su vez sugiere ausencia en el establecimiento de límites y orientaciones para los niños, niñas y adolescentes”.

Lo anterior demuestra que en la actualidad el uso de la crianza negligente o indiferente va en aumento.  La crianza indiferente se refiere a la falta de involucramiento por parte de l@s encargados en el cuido del niñ@ o joven, muy de la mano de la frase “prefiero ser amig@ de mi hijo”.

Sin embargo, ¿cómo evitar incurrir en esto? Primero, es necesario tener claro como encargad@s que la disciplina se define como el conjunto de normas o reglas que permiten la adecuada convivencia en el hogar, centro educativo y otros espacios, y que a su vez ayuda a que los niños adquieran un patrón específico de comportamiento y desarrollen su carácter de forma sana e integral. Es decir, la disciplina es un derecho de las niñas, niños y jóvenes.

Dado que los niñ@s en sus primeros años pasan la mayor parte del tiempo en el hogar, es allí donde deben aprender qué son las reglas, límites y cómo convivir. L@s niñ@s aprenden de su entorno y de lo que ven, la primera fuente de aprendizaje de las reglas será su experiencia propia. Cuando una madre, un padre, una abuel@ o un encargad@ le va enseñando al niñ@ que debe dormir en su propia cama, que hay ciertas horas para comer o que debe avisar cuando quiera ir al baño, este niñ@ repetirá estas acciones en el futuro y por ende, sabrá cómo autorregularse, lo cual significa la capacidad del niñ@ para ponerse límites a sí mismo.

Por lo tanto, ante la gran interrogante, ¿cuál es la edad adecuada para empezar a colocar límites a mi hij@? La respuesta es: desde que nació.

El segundo medio de aprendizaje de los límites es el modelaje, es decir, el hecho de que l@s niñ@s aprenden de lo que l@s adultos a su alrededor hacen (más de lo que dicen). L@s niños son como esponjas y están atent@s al 100% de lo que las personas a su alrededor hacen y buscarán imitar estas conductas, sin tener la conciencia de que sea correcta o no, por ello, otro aspecto importante a recordar es que como padre o madre debemos estar atent@s a las conductas de nuestr@ hij@ y antes de regañarlo, tomar conciencia de si será una conducta imitada de nosotr@s mism@s.

Finalmente, la labor de aprendizaje de límites nunca acaba, es un trabajo que debe ser constante y adaptado a la edad del niñ@, ya que conforme crezca, las reglas y límites deberán acomodarse a su edad y contexto, sin embargo, si las bases son fuertes, la estructura se sostendrá con el tiempo.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575/ framchar5@gmail.com

Fuentes teóricas:

Monge, S. (2009). Disciplina y Autoestima. Área de Salud Desamparados 2. San José, CR.

UNICEF, PANIAMOR, AED & Procter & Gamble (2010) Estudio de Conocimientos, Actitud y Prácticas en materia de Patrones de Crianza en Costa Rica. San José, Costa Rica.

Etiquetado , , , ,