Archivo de la categoría: Psicología

¿Cómo apoyar a una persona en duelo?

239190656__275x250

Gracias a los medios de comunicación, el fácil acceso a literatura y redes sociales, la mayoría de personas saben que cuando una persona significativa fallece, perdemos una pareja o nuestro trabajo, entramos en un proceso de duelo.

La mayoría de personas esperan que el duelo se manifieste con llanto, enojo, aislamiento y un aire de “tristeza”.

Sin embargo, en mi experiencia, lo que nos han explicado pocas veces es cómo acompañar a un persona en duelo. Seamos familiares, amistades, compañeros de trabajo o vecinos, en el momento menos esperado una persona nos llama, envía un mensaje o nos damos cuenta de su pérdida, y no sabemos qué hacer.

¿Cómo apoyar?

  1. La pérdida del otro me refleja mis pérdidas: Es inmediato que cuando escuchamos de una pérdida, se nos viene a la mente nuestras propias pérdidas. Y eso es común. Solemos asustarnos porque pensamos “ya lo habíamos superado”, cuando superar, no es lo mismo que olvidar. Por lo que es importante tomarnos el rato de pensar y honrar nuestras propias pérdidas, para así estar en la mejor disposición de apoyar al otro.
  2. ¿Qué no preguntar?: No es necesario saber cómo fue la pérdida, si fue una enfermedad o un accidente. Esa es una necesidad nuestra y de la prensa, no de la persona en duelo. No es necesario saber qué rituales de honra se van a realizar, eso es decisión de cada persona y familia en duelo. No es necesario saber cómo se ve la persona. Apoyar no es preguntar ni interrogar. 
  3. ¿Qué decir?: Esta es la pregunta del millón. Desde mi experiencia, las personas en duelo agradecen cuando otra persona les explica sobre trámites y los apoya en esto. Consejos de este tipo son de gran apoyo. Después de ahí, lo que agradecen son los silencios, los abrazos, el sentarse a la par, un vaso con agua, una fruta (ya que quizás no han comido), etc. No es cuestión de decir nada, no es cuestión de decir “sé valiente”, “lo lograrás”, etc. Las personas en duelo desean calma, silencio a lo externo, ya que interiormente, sienten un cúmulo de emociones, que no saben explicar y es difícil prestar atención a los estímulos externos. Y es aquí donde se nos dificulta más, porque no nos enseñan el valor del silencio, estar en silencio nos angustia.
  4. Validar emociones: Esta es otra de las cuestiones complejas. Validar emociones es estar sentado a la par, sabiendo que la persona llora, y no correr a darle un pañuelo para que deje de llorar. Validar emociones es acompañar a la persona a un cuarto solo y ver cómo se enoja, sin decirle que no debería estar así. Validar emociones es evitar decir “yo sé cómo te sientes” (porque no lo sabemos).
  5. Acompañar a las niñas y niños: En los procesos de duelo solemos olvidar a las niñas y niños, porque creemos que “no saben lo que pasa” y es todo lo contrario. Es a través de experiencias como estas, que podemos educar emocionalmente a las niñas y niños. Explicándoles lo que pasa, respondiendo sus preguntas, observando sus conductas e incorporándolos a los distintos rituales.

Si tiene alguna duda, comentario o desea asesoría profesional en el tema, no dude en contactarnos.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575/ framchar5@gmail.com

 

 

Anuncios
Etiquetado , , , , , , ,

La primera ayuda psicológica: Una herramienta práctica al alcance de todas las personas

Este 2016, el 10 de octubre, se celebró el Día Mundial de la Salud Mental, y la Organización Mundial de la Salud estableció como tema, “La Primera Ayuda Psicológica“.

A pesar de ser una herramienta práctica y básica de conocimiento para todas las personas que trabajamos con personas, es poco conocida y en ocasiones, se tienen mitos como:

Solo un profesional la puede aplicar/ Falso: Cualquier persona capacitada la puede aplicar.

Se centra solo en lo emocional“/ Falso: Es un apoyo psicosocial integral, donde incluso, se debe observar el estado físico.

Solo se puede aplicar en situaciones de desastres naturales/ Falso: Se puede aplicar a nivel individual o en comunidades, en situaciones de emergencia, en crisis cotidianas o en conflictos.

Es dar terapia/ Falso: Es una primera ayuda, de ahí se puede establecer si la persona requiere otro tipo de apoyos y se brinda información para que reciba ayuda terapéutica.

Es dar consejos“/ Falso: Es escuchar a la persona y ayudarla a buscar por sí misma las soluciones inmediatas a sus necesidad inmediatas.

El objetivo es resolver el problema/ Falso: El objetivo es que la persona retome el control de sus pensamientos, sentimientos y comportamientos, para que pueda seguir enfrentando las situaciones de su vida.

Las crisis siempre son negativas/ Falso: Las crisis son cambios, que brindan la oportunidad de adquirir nuevos recursos y aprender de ellas, por lo que pueden ser positivas.

En un reciente proceso de capacitación sobre Primeros Auxilios Psicológicos llevado a cabo por Cruz Roja Costarricense con un equipo de voluntariado de Aldeas Infantiles SOS Costa Rica, estas fueron algunas de las frases destacadas por las personas participantes:

“Aprendí que la crisis es un cambio que nos puede marcar positivamente también, que no siempre será negativo” – Xiomara Vargas Mora

“Un punto importante que puedo rescatar es el abandono por completo del concepto que los primeros auxilios psicológicos solamente pueden ser implementados por Psicólogos” – Grethel Camacho Méndez (Trabajadora Social)

“En mi caso por el tipo de carrera que estudié, un tema como este no se menciona, porque se hace pensar que solo para carreras de ciencias sociales, sin tener conocimiento que se puede aplicar también en el ámbito laboral, porque también se dan situaciones, por ejemplo en los accidentes de trabajo solo se atiende lo sucedido (…) solo para manejar trabajo en equipo…” – Gabriela Mata López (Ingeniera Industrial)

“Lo que más me impactó son las muchas situaciones que puede pasar un joven y las maneras en las que se puede actuar. Junto con las fases de las crisis, porque creí que era solo una y ya, que “entré en crisis” – Yuleicy Mora Gómez

“Pienso que sería bueno que todas las personas conozcan sobre estos temas, ya que las crisis y las emergencias se presentan en cualquier momento y en cualquier lugar; y teniendo conocimiento se logra una mejor intervención” – Sueyni Quesada Sanabria

“Es de suma importancia poder identificar cuáles son los síntomas o expresiones, los cuales indican que una persona requiere la intervención. Esto porque nadie actúa ni asimila las cosas de la misma manera, no es una labor sencilla, debido a que no se sabe cuál va a ser la reacción de las personas” – Yerny Dittel Rodríguez (Trabajadora Social)

“Es valioso también reconocerme como persona y profesional que necesita cuidar su salud mental, para sentirme y ejercer de la mejor forma” – Sofía Gutiérrez (Socióloga)

Si tiene alguna duda, comentario o desea asesoría profesional en el tema, no dude en contactarnos.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575/ framchar5@gmail.com

Etiquetado , , , , ,

Género en Terapia

dreamstime_xl_29690676En la consulta psicológica con personas adultas jóvenes y en mediana edad me he dado cuenta de la diferencia que se observan en las demandas y discursos de mujeres y hombres.

Y es aquí donde como terapeutas, debemos tener en cuenta los roles de género y cómo estos impactan en la manera que mujeres y hombres expresan sus emociones, resuelven los conflictos, elaboran las pérdidas, establecen relaciones interpersonales, asumen la maternidad o paternidad, entre otros.

El rol de género se refiere al conjunto de normas sociales y comportamentales generalmente percibidas como apropiadas para los hombres y las mujeres en un grupo o sistema social dado en función de la construcción social que se tiene de la masculinidad y femineidad. Lo importante es entender que es algo social y cultural, que no es biológico, ni genético y por ende, puede transformarse.

Dentro de los mitos que he logrado derribar desde mi experiencia se encuentra el de que los hombres no asisten a consulta, ya que una gran parte de la población que atiendo son hombres que a través de masculinidades diversas luchan contra los estigmas que les impiden expresar sus emociones, llorar, duelar, sentirse mal.

En el caso de las mujeres, el espacio terapéutico se convierte en un espacio para empoderarlas a nivel individual, asumir responsabilidad de sí mismas y por una hora, alejarse del cuidado de otras personas, ya que en un comienzo, sus narraciones se centran en otros.

Y es así, como un espacio terapéutico, también debe ser un espacio de transformación social y de contribución a disminuir las brechas por género existentes en la actualidad.

Si tiene alguna duda, comentario o desea asesoría profesional en el tema, no dude en contactarnos.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575/ framchar5@gmail.com

 

Etiquetado , , ,

5to Aniversario

5to

 

Milena Chacón Retana  – Psicóloga. Código 7575

Etiquetado

La responsabilidad de cuidarnos a nosotros mismos

4604

Dado el estilo de vida actual, la competitividad, la posibilidad de estar en contacto con múltiples situaciones de manera ágil, el hecho de estar en sociedad a nivel local, del país y mundial, nos expone a nosotros como personas a situaciones estresantes, que quizás damos por obvias, pero nuestro cuerpo y mente no, ejemplo: presas, jornadas de trabajo largas, horas de estudio, atención de personas, resolución y toma de decisiones, asunción de riesgos financieros.. y podría seguir la lista.

Mucho se habla del “éxito”, y en la consulta privada lo escucho, personas adultas jóvenes solicitan apoyo debido a síntomas de ansiedad y depresión relacionadas a que no se alcanza este éxito, sin embargo, pocas veces (por decir nunca) alguna persona consulta porque desea cuidarse, porque desea mejorar el cómo maneja las situaciones.

Y es aquí donde a nivel de salud, entramos a un concepto denominado promoción de la salud, la misma consiste en proporcionar a los pueblos los medios necesarios para mejorar su salud y ejercer un mayor control sobre la misma. (…) Se trata por tanto de un concepto positivo que acentúa los recursos sociales y personales así como las aptitudes físicas. (Carta de Ottawa para la Promoción de la Salud).

Dentro del verbo “proporcionar”, uno de los aspectos que considero indispensable y que por ello escribo este post, es educar sobre el autocuidado, el cual se basa en los siguientes principios:

1. Es un acto de vida que permite a las personas convertirse en sujetos de sus propias acciones. Por tanto, es un proceso voluntario de la persona para consigo misma.

2. Debe ser una filosofía de vida y una responsabilidad individual íntimamente ligada a la cotidianidad y a las experiencias vividas de las personas, pero a su vez debe estar fundamentado en un sistema de apoyo formal e informal como es el sistema social y el de salud (Uribe, T.)

Como se destaca, el autocuidado debe ser parte de nuestra cotidianeidad y es una responsabilidad nuestra. Y abarca tanto el ámbito laboral, familiar, educativo, etc. Por lo que no debe responsabilizarse a nuestro lugar de trabajo, jefe, familia o comunidad, por no propiciar el autocuidado.

¿Ejemplos de autocuidado?

-Espacios personales de autoconocimiento: Actualmente tememos a la soledad, cuando deberíamos practicar la solitud, esta capacidad de estar solo (a), sentirse bien y aprovecharlo al máximo.

-Práctica de arte y deporte: No con la intención de volvernos profesionales o ganar reconocimientos, sino por el hecho de disfrutar, del placer.

-Fijar límites: Límites en nuestro horario de trabajo, en revisar el correo, en resolverle los problemas a otros familiares, en asumir deudas que no son nuestras o en aprender a decir NO, cuando no queremos hacer algo.

-Autoreconocernos: Ser capaces de reconocer nuestros logros y avances, sin necesidad de que alguien más nos diga.

-Expresión emocional: Contrario al mito de que “debemos ser fríos” “debemos separar lo emocional de lo demás”, el autocuidado busca justo integrar nuestra emocionalidad en lo que hagamos, nuestro trabajo, familia, pareja, estudios, porque por ser personas somos emocionales y esto no se puede separar. Así que expresar las emociones, sea escribiendo, haciendo arte, conversando o reconociéndonos a nosotros mismos cuando nos sentimos mal o bien, estamos aceptando esta parte humana que muchas veces alejamos.

Finalmente, en lo personal considero la mejor forma de abordar el autocuidado es con otros, aunque suene paradójico. Cuando hablemos con nuestras amistades, nuestros compañeros de trabajo y visibilicemos frases como “este fin de semana iré a la montaña como parte de mi autocuidado”, “ingresé a este curso de arte por autocuidado” o “recuerda que de tal a tal hora tengo una cita conmigo mismo de autocuidado”, las personas dejarán de verlo extraño y será parte de nuestra cotidianeidad.

Basado en: 

Uribe, T. El autocuidado y su papel en la promoción de la salud. Recuperado el 07-‘5-16 de http://www.bvsde.paho.org/bvsacd/cd26/fulltexts/0467.pdf

Carta de Ottawa para la Promoción de la Salud. Recuperado el 07-05-16 de http://www.promocion.salud.gob.mx/dgps/descargas1/promocion/2_carta_de_ottawa.pdf

Si tiene alguna duda, comentario o desea asesoría profesional en el tema, no dude en contactarnos.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575/ framchar5@gmail.com

Etiquetado , , , , , , ,

¿Seres emocionales: fortaleza o debilidad?

f90d21f79413408e34d3e9e0411dd2e1d78ca0c6

Siguiendo con temas que me son comunes de escuchar en la consulta, está el tema de la emocionalidad.

Socialmente, ser una persona emocional está “mal visto”. Las personas llegan y comentan como ocultan sus emociones, separan sus sentimientos, no le cuentan a los demás cómo se sienten y cuando tienen “expresiones emocionales” son intensas y en ocasiones, hacen daño a quienes no querían.

Y esa es la paradoja, el esfuerzo realizado por nosotros para ocultar lo que sentimos, para “no enojarnos” “no estar tristes”, es lo que justamente hace lo contrario: nos empezamos a sentir molestos sin saber por qué o empezamos a sentir que disfrutamos menos de lo que antes nos gustaba.

Es allí donde deseo rescatar el concepto de “inteligencia emocional”. Muchas veces he dicho a padres y madres: “su hijo es emocionalmente muy inteligente, tiene gran capacidad para conocer lo que siente y lo que sienten ustedes”; a lo cual se sorprenden, ya que se relaciona la inteligencia con lo académico. ¿Qué es lo que sucede que de niños y niñas tenemos una gran capacidad emocional y conforme crecemos disminuye?

Socialmente se nos inculca que no debemos ser así y esto es lo que actualmente genera grandes dificultades en manejar las situaciones actuales.

La inteligencia emocional es la capacidad de las personas de:

  • Reconocer sus emociones: No es solo saber el nombre de la emoción, sino saber que se está sintiendo.
  • Reconocer cómo reaccionan ante esas emociones: La frase “las emociones me manejan” no es cierta. Las personas podemos saber cómo reaccionamos según cada emoción, es parte del autoconocimiento.
  • Identificar cómo manejarlas: Tal como lo muestra claramente la película “Intensamente” ninguna emoción es “mala”, pero la presencia constante de una única emoción es lo que puede dar cabida a una depresión, ansiedad generalizada o ira. Por lo tanto, como personas podemos saber cuándo necesitamos ayuda con el manejo de una emoción.
  • Reconocer las emociones en otras personas: Como seres sociales, tenemos la capacidad de saber cuando otra persona se siente alegre, triste, enojada, etc.
  • Ayudar a otros a reaccionar ante las emociones: Una labor que por ejemplo tienen los padres y madres con sus hijos.
  • Comprender cómo se relacionan entre sí: Quizás es lo más complejo. Como seres humanos, podemos sentir muchas emociones a la vez y en ocasiones, no comprendemos como se relacionan ellas entre sí. ¿Cómo sentir alegría y tristeza a la vez? Ejemplo: Un ascenso laboral. Me puedo sentir alegre por mi ascenso pero triste por dejar a mis compañeros actuales.

Por lo tanto, así como se recomienda ejercitar constantemente la “mente” mediante el estudio, el cuerpo mediante el ejercicio, no olvidemos ejercitar nuestra inteligencia emocional, cuyos efectos se verán en el hogar, el trabajo, la comunidad y a nivel personal.

Basado en: Goleman, D. (1996) Inteligencia Emocional. Editorial Kairos.

Si tiene alguna duda, comentario o desea asesoría profesional en el tema, no dude en contactarnos.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575/ framchar5@gmail.com

Etiquetado , , , ,

Del amor y otros asuntos

amor

En la consulta me es muy común escuchar preguntas de las personas respecto a temas del amor, sea del amor de pareja, amor de padre-hijo, amor hacia sí mismo.

Estas consultas usualmente son:

“No sé si mi pareja me quiere”

“No sé si expreso bien mi amor”

“Yo no soy amorosa/o porque no abrazo ni hago eso”

“Es que en mi casa no me criaron afectivamente”

Estas frases generan culpabilidad en muchos casos. Y reflejan que estamos teniendo dificultades en comprender cómo expresamos el afecto.

Es así como me gustaría en este post hablar de cómo podemos expresar el amor. Somos personas diversas, con historias de vida particularidades y características de personalidad distintas, es por ello, que en asuntos del amor, debemos aprender a leer los lenguajes del amor, y para ello, es importante en primer lugar conocerlos.

  1. Contacto físico

Quizá es una de las formas más reconocidas, ya que se puede ver, sentir y es sumamente mostrado en los medios de comunicación.

El contacto físico debe ser positivo, aceptado y mutuo. Desde abrazos, cercanía física, juegos conjuntos y besos.

A la vez, el contacto físico puede volverse negativo y dejar de ser una expresión de afecto, como sucede con el castigo físico y con las agresiones físicas entre parejas. Dado que es una manera de expresar afecto, cuando se vuelve negativo, daña la relación y el afecto.

2. Frases positivas

Hay personas que prefieren las frases positivas. Estas pueden ser orales o escritas. Pueden ser manuales o digitales. Decir un Te Quiero, reconocer un logro Muy Bien o dejar mensajes escritos en la mesa de la cocina diciendo “Dejo el almuerzo listo para cuando regreses”, refleja que se quiere a la persona.

Incluso los niños y niñas más pequeños, aunque ellos todavía no hablen, reciben las frases positivas de manera abierta, porque además del contenido, otro aspecto importante es la forma: el tono de voz, el papel en el que lo escribí o el momento en que envié el mensaje.

3. Tiempo de calidad

Recientemente esta es una de las expresiones de afecto que más afectadas se han visto por el estilo de vida actual que manejamos.

Más allá del dinero, algo que demandan actualmente las personas es tiempo de calidad. El poder compartir con esa persona a quien se quiere, el poder compartir conversaciones, labores cotidianas, caminatas y descansos. Tanto parejas como hijos, hijas y padres se frustran, al revisar sus horarios y saber que tienen poco tiempo y dinero.

Por lo tanto, recordemos que esta muestra de afecto se refiere a la calidad. Es así que más allá del dinero, de un paseo o de la cantidad, lo importante es destinar espacios conjuntos de compartir en actividades cotidianas: cenas, desayunos, ver televisión, salir a caminar con la mascota, realizar labores del hogar, etc.

4. Regalos

Quizás de primera vista esta muestra de afecto parezca comercial o materialistas. No obstante, el valor de los regalos como muestra de afecto se mide por dos variables importantes: por qué se brinda y de dónde surge. Un regalo hecho por nosotros mismos, o un regalo dado en una fecha NO común tiene más valor que un regalo caro comprado en una fecha tradicional.

5.Actos de Servicio

En lo personal, considero esta es la muestra de afecto más integradora, que incluye tiempo de calidad, “un regalo”, posibilidad de contacto físico y palabras de afirmación.

Un acto de servicio son estos “favores” que realizamos a las personas que amamos. Muy importante, los realizamos de manera voluntaria y los hacemos con calidad. Ejemplo: ayudar a nuestro hijo con la tarea, ayudarle a la pareja con un trabajo que se le dificulte, apoyar en el evento de un amigo con voluntario.

Si tiene alguna duda, comentario o desea asesoría profesional en el tema, no dude en contactarnos.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575/ framchar5@gmail.com

Basado en: Chapman, G. (1997) Los 5 Lenguajes del Amor.Editorial Unilit: Estados Unidos.

Etiquetado , , , , ,

Tips sobre los Límites

Esta es la recopilación de tips sobre los límites que se publicaron del 18 de abril al 7 de mayo en nuestro Fan Page: https://www.facebook.com/MilenaChaconRetana

Si tiene alguna duda, comentario o desea asesoría profesional en el tema, no dude en contactarnos.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575/ framchar5@gmail.com

Etiquetado , , , , ,

Sobre las familias, crianza y parentalidad: ¿En corresponsabilidad?

diversidad familiarHace un par de semanas estuve brindando orientación gratuita en una comunidad y el 50% de las consultas eran de familias consultando sobre aspectos de crianza y parentalidad.

La crianza es el proceso de formar, educar, enseñar en valores, modelar con el ejemplo, nutrir, dar afecto, es amplio, es brindar un desarrollo integral a un niño, niña o adolescente, y es un compromiso que mínimo se asume por 18 años, según la legislación nacional.

La parentalidad es esta relación de crianza que una persona adulta asume con un niño, niña, adolescente. No hay diferencia en si es hombre o mujer, si hay vínculo sanguíneo o no. Es así como muchas abuelitas, tíos, hermanos mayores, madrinas, padrinos, podrían consultar respecto a situaciones de crianza y parentalidad respecto a un niño, niña, adolescente o varios niños, niñas, adolescentes.

En Costa Rica, la diversidad familiar es una realidad y es una realidad que ha existido desde hace muchos años. Muchas familias, la nuestra, la de nuestros amigos, la de nuestra pareja, estuvo conformada por familiares extensos (abuelos, tíos, primos viviendo en el mismo techo) fuera de manera permanente o temporal. En ocasiones por situaciones de enfermedad, situación económica, migraciones (del campo a la ciudad), por dificultades en el horario laboral. En otros casos, son familias de segundas nupcias, ya fuera por fallecimiento del primer cónyuge o por separación. Y en otras, es mediante una medida legal. La realidad es que las estructuras familiares son diversas, pero las responsabilidades de la crianza y parentalidad son iguales.

Dada la complejidad de las dinámicas familiares, es difícil “aconsejar” o “enseñar” cómo ser padre, cómo ser madre, cómo ser cuidador; sin conocer a la familia, sin embargo, hay premisas básicas a recordar:

-La crianza y parentalidad es una responsabilidad que asumimos, e incluye desde el afecto, los límites, la educación, el desarrollo integral, la socialización, entre otros. Son muchos aspectos los que en una familia se enseñan, a veces de manera muy formal, otras, simplemente con el ejemplo.

-Aunque la responsabilidad principal la asuma uno o dos cuidadores usualmente, esto no significa que esta familia deba estar “sola”. Se puede recurrir a los servicios de la comunidad: los centros educativos, centros de cuido, centros recreativos, áreas de salud, etc. Recordando que son apoyos, no sustitutos.

-Entre el cuidador y el niño, niña y adolescente, siempre habrá una diferencia generacional, es decir, yo como persona adulta tendré una visión y el niño (a), adolescente como persona individual también tendrá otra. Como personas adultas debemos promover disminuir en lo posible esa brecha pero sabiendo que existe. Esta brecha se disminuye compartiendo con el niño, niña, adolescente, solo con la experiencia.

-Cada fase del desarrollo es distinta: niñez temprana, niñez intermedia, preadolescencia, adolescencia, es importante que como padres, madres y cuidadores conozcamos las particularidades de cada fase. Si se nos dificulta alguna, no está mal en pedir ayuda.

-Cada persona tiene una historia de crianza personal, que va a influir en cómo asumimos la parentalidad. Es importante reflexionar sobre esto, para ver qué podríamos estar replicando (tanto lo positivo como lo negativo) pensando en que el niño, niña, adolescente será igual que nosotros.

-Siempre recordemos que el mejor lugar donde un niño, niña o adolescente puede desarrollarse es en un ambiente familiar, con personas que asuman con responsabilidad e interés su crianza, desarrollando sus potenciales y habilidades.

Es así como en este mes del niño y niña (setiembre) honro a todas estas personas que asumen la protección de la niñez y adolescencia con esfuerzo, interés y afecto, honro a estas personas que sin temor hace dos semanas consultaron sus dudas y a todas estas familias que día a día dan lo mejor de sí para desarrollar a sus miembros, a pesar de situaciones de crisis que pueden atravesar. Es así como en este mes de setiembre honro a estas familias que promueven los derechos de la niñez y adolescencia, en pro de su desarrollo integral.

Si tiene alguna duda, comentario o desea asesoría profesional en el tema, no dude en contactarnos.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575/ framchar5@gmail.com

Etiquetado , , , , , , ,