La responsabilidad de cuidarnos a nosotros mismos

4604

Dado el estilo de vida actual, la competitividad, la posibilidad de estar en contacto con múltiples situaciones de manera ágil, el hecho de estar en sociedad a nivel local, del país y mundial, nos expone a nosotros como personas a situaciones estresantes, que quizás damos por obvias, pero nuestro cuerpo y mente no, ejemplo: presas, jornadas de trabajo largas, horas de estudio, atención de personas, resolución y toma de decisiones, asunción de riesgos financieros.. y podría seguir la lista.

Mucho se habla del “éxito”, y en la consulta privada lo escucho, personas adultas jóvenes solicitan apoyo debido a síntomas de ansiedad y depresión relacionadas a que no se alcanza este éxito, sin embargo, pocas veces (por decir nunca) alguna persona consulta porque desea cuidarse, porque desea mejorar el cómo maneja las situaciones.

Y es aquí donde a nivel de salud, entramos a un concepto denominado promoción de la salud, la misma consiste en proporcionar a los pueblos los medios necesarios para mejorar su salud y ejercer un mayor control sobre la misma. (…) Se trata por tanto de un concepto positivo que acentúa los recursos sociales y personales así como las aptitudes físicas. (Carta de Ottawa para la Promoción de la Salud).

Dentro del verbo “proporcionar”, uno de los aspectos que considero indispensable y que por ello escribo este post, es educar sobre el autocuidado, el cual se basa en los siguientes principios:

1. Es un acto de vida que permite a las personas convertirse en sujetos de sus propias acciones. Por tanto, es un proceso voluntario de la persona para consigo misma.

2. Debe ser una filosofía de vida y una responsabilidad individual íntimamente ligada a la cotidianidad y a las experiencias vividas de las personas, pero a su vez debe estar fundamentado en un sistema de apoyo formal e informal como es el sistema social y el de salud (Uribe, T.)

Como se destaca, el autocuidado debe ser parte de nuestra cotidianeidad y es una responsabilidad nuestra. Y abarca tanto el ámbito laboral, familiar, educativo, etc. Por lo que no debe responsabilizarse a nuestro lugar de trabajo, jefe, familia o comunidad, por no propiciar el autocuidado.

¿Ejemplos de autocuidado?

-Espacios personales de autoconocimiento: Actualmente tememos a la soledad, cuando deberíamos practicar la solitud, esta capacidad de estar solo (a), sentirse bien y aprovecharlo al máximo.

-Práctica de arte y deporte: No con la intención de volvernos profesionales o ganar reconocimientos, sino por el hecho de disfrutar, del placer.

-Fijar límites: Límites en nuestro horario de trabajo, en revisar el correo, en resolverle los problemas a otros familiares, en asumir deudas que no son nuestras o en aprender a decir NO, cuando no queremos hacer algo.

-Autoreconocernos: Ser capaces de reconocer nuestros logros y avances, sin necesidad de que alguien más nos diga.

-Expresión emocional: Contrario al mito de que “debemos ser fríos” “debemos separar lo emocional de lo demás”, el autocuidado busca justo integrar nuestra emocionalidad en lo que hagamos, nuestro trabajo, familia, pareja, estudios, porque por ser personas somos emocionales y esto no se puede separar. Así que expresar las emociones, sea escribiendo, haciendo arte, conversando o reconociéndonos a nosotros mismos cuando nos sentimos mal o bien, estamos aceptando esta parte humana que muchas veces alejamos.

Finalmente, en lo personal considero la mejor forma de abordar el autocuidado es con otros, aunque suene paradójico. Cuando hablemos con nuestras amistades, nuestros compañeros de trabajo y visibilicemos frases como “este fin de semana iré a la montaña como parte de mi autocuidado”, “ingresé a este curso de arte por autocuidado” o “recuerda que de tal a tal hora tengo una cita conmigo mismo de autocuidado”, las personas dejarán de verlo extraño y será parte de nuestra cotidianeidad.

Basado en: 

Uribe, T. El autocuidado y su papel en la promoción de la salud. Recuperado el 07-‘5-16 de http://www.bvsde.paho.org/bvsacd/cd26/fulltexts/0467.pdf

Carta de Ottawa para la Promoción de la Salud. Recuperado el 07-05-16 de http://www.promocion.salud.gob.mx/dgps/descargas1/promocion/2_carta_de_ottawa.pdf

Si tiene alguna duda, comentario o desea asesoría profesional en el tema, no dude en contactarnos.

Milena Chacón Retana – Psicóloga/ Código: 7575/ framchar5@gmail.com

Anuncios
Etiquetado , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: